Luces y sombras en Ciudadanos

 

Da un poco de pereza escribir tan pronto sobre asuntos relacionados con elecciones cuando aún falta tanto para que se celebren. Pero como el gallinero ya está alborotado e hirviendo en encuestas, pactos y  adivinanzas electorales, me he decidido a comentar una de las facetas más destacadas de este tedioso asunto.

Las prematuras encuestas, han puesto de manifiesto las subidas y bajadas de los diferentes partidos, especialmente de los únicos cuatro que tienen posibilidades de alcanzar el poder o una buena parte de él, porque parece que ninguno conseguiría mayorías absolutas.

Si hacemos caso a la del CIS, que suele ser la más rigurosa y creíble, el Partido Popular y el PSOE  en ese orden, seguirían en cabeza, aunque con una importante pérdida de votos, subiría espectacularmente Ciudadanos y Podemos quedaría en un modesto cuarto lugar.

Pero falta mucho, y ya veremos lo que ocurre de verdad. Yo lo que quiero comentar en estas líneas es el fenómeno de Ciudadanos y su imparable ascenso.

Lo primero, porque es de justicia, reconocer su meritoria escalada, de un modesto partido local en Barcelona, para convertirse en la tercera fuerza política a nivel nacional.

Algo que entre otras cosas ha conseguido, gracias a la juventud, apostura y buena oratoria de dos de sus líderes, Andrés Rivera e Inés Arrimadas, la defensa de la Unidad de España y haberse convertido en látigo de la corrupción del resto de los partidos, aunque no siempre con igual proporción y equidad.   

Pero lo que motiva mi comentario es que todas las encuestas, que por su continuada tendencia resultan más creíbles, también coinciden, en que su espectacular aumento de votos, proviene de simpatizantes y votantes del P.P. , desilusionados o irritados por sus incumplimientos, tibiezas o corrupciones, y que buscan refugio en el partido naranja, al que algunos medios y comentaristas avispados, que ya empiezan a tomar posiciones por si acaso,  ya están denominando como  la esperanza de España, a cuyo advenimiento, se van a solucionar todos nuestros problemas y miserias.

Y es ahí,  adonde yo quería llegar para hacer alguna reflexión sobre una actitud que me parece, cuando menos, contradictoria y atrevida.

Doy por bueno y comprensible, que haya multitud de españoles, especialmente en los sectores más jóvenes que deseen una ráfaga de aire nuevo  y que estén un poco hartos de  un bipartidismo que se ha ido desfondando y bloqueando, pero que me temo va a continuar.  

Pero me resultan curiosos y sorprendentes, los argumentos que se oyen sobre esa huida hacia Ciudadanos de sectores más tradicionales de la derecha, así como de grupos católicos, e incluso de los más afines al régimen anterior, que son los que con más dureza critican al partido de Rajoy, entre otras cosas y con razón, de no haber abolido la Lay de Memoria Histórica, o la Ley del Aborto, así como su permisividad ante las leyes llamadas progresistas de la izquierda, respecto a matrimonios homosexuales, adopción de menores por los mismos, identidad de género,  etc. .Así como  esa supuesta seguridad de que una victoria electoral “ciudadana” iba a significar un gran pacto de la derecha.

Y se me ocurren varias preguntas: Y empiezo por el final. ¿Donde está escrito eso de que Ciudadanos vaya a formar gobierno con el P.P.? ¿No resulta más probable que desee hacerlo con el PSOE, como ya intentó en las elecciones pasadas? ¿No tenemos hoy el antecedente de que el ochenta por ciento de las veces, vota en contra de las propuestas del Partido Popular, y a favor de los socialistas, en el Parlamento o en las Comunidades y Ayuntamientos?. Además de que Ciudadanos, crecido actualmente, no desea pactar con Rajoy, lo que quiere es, al igual que los otros contrincantes, echarle de la Moncloa para ocupar su lugar.

¿De verdad creen esos supuestos, y a mi juicio ingenuos, nuevos votantes de Ciudadanos, que este partido vaya a abolir la Lay de Memoria Histórica o la Ley del Aborto si llegan al poder, por mucho que ahora se envuelvan en la bandera?

Las hemerotecas dan razón de que sus votos en todos aquellos sitios en que su voto o abstención ha sido determinante, han apoyado precisamente lo contrario. Y han demostrado estar a favor de las leyes a favor de la LGTyB,( lesbianas, gais transexuales y bisexuales), e incluso hace unos días con su abstención sacar adelante la Ley de la Eutanasia.

Hay otros muchos datos que avalarían esta desconfianza por mi parte, que excederían mi compromiso sobre la extensión de este artículo. Pero de verdad que me preocupa no solo el resultado de las próximas elecciones, que como es lógico también, porque será difícil elegir lo mejor o menos malo para España, sino la posible desilusión o frustración que puedan sufrir, votantes poco informados.   

 

L. Fernando de la Sota.

© 2019.  Club de Opinión Encuentros 

  • White Google+ Icon
  • Twitter Clean
  • Facebook Clean